http://radiotop.com.ar/
FM TOP Pozo del Molle

EL CEMENTERIO DE ARLINGTON, TODO UN SÍMBOLO DE SU ADN – FERNANDO MOVALLI

Cementerio Arlingston

El arraigo de la costumbre y un cierto mito histórico quizás impuesto por ellos mismos hace que los llamemos “Americanos”. Me pregunto que seremos nosotros entonces pero ello, como una infinidad de situaciones similares, hace también a la diferencia del país más poderoso del mundo. Y dentro de el a su gente con todo el fanatismo por el “ser nacional”, que en definitiva es gran parte del sustento de todo lo demás. Porque así como en otras partes del mundo existen los fanatismos religiosos, políticos o deportivos el estadounidense lo centra en la devoción por todo lo que tenga, todo lo que haga y todo lo que decida “su país” para ellos mismos y para gran parte de los ilustres desconocidos de otras latitudes.
Un convencimiento de su sana superioridad sobre el resto que se transforma en sentimiento y eso lo termina por hacer poderoso y libre de culpas. Transmitido por generaciones y estimulado en distintas partes de su historia por la creencia de que el otro o lo otro es lo malo, lo distinto, lo nocivo. El comunismo, la Alemania nazi, lo de Vietnam, el Islam de allá o de más allá y todo lo que potencialmente pueda poner en riesgo su pedestal de poder y de nivel de vida. Imposible entonces no achacarles la falta de objetividad, aun aceptando que es consecuencia de un devenir impuesto desde todos los tiempos
De allí esa devoción por todo lo que tenga lazos con el mundo militar. Ese brazo admirado y respetado a más no poder a través de su historia y que con matices hoy continúa con estas generaciones tecnificadas y globalizadas al extremo. Un mundo militar que fue y seguirá siendo la herramienta indispensable donde descansa la protección de todos, de dirigentes y del mismo pueblo. Y que se magnifica cuando cualquier amenaza, real o supuesta, prenda el rojo de un semáforo siempre atento ante cualquier anormalidad.
Por ello no nos sorprende la majestuosidad del cementerio Arlington en Washington (foto) donde descansan los restos de sus miles y miles de héroes junto a la mítica tumba del soldado desconocido. Servidores de su patria caídos en combate o fallecidos a posteriori pero habiendo sido veteranos de guerras sufridas en otras partes del planeta y no aquí. Un parque de paz y respeto extremo que con el tiempo fue incorporando a sus propios familiares y luego a políticos destacados o caídos en desgracia como el histórico clan Kennedy. Un lugar de asistencia obligada para cualquier “Americano” que se precie de tal y en donde los homenajes son moneda corriente. Homenajes de todo tipo pero que pintan de cuerpo entero a un lugar extravagante para nosotros pero que para ellos termina siendo todo un símbolo de su ADN.

También podría gustarte