LA “ALTURA” DE “DELPO”, PARA LA PARDA

Previsible igualdad de viernes pero con variados condimentos. Lo terminó igualando Del Potro que, por esta vez, superó los 2.11 mts del gigante Karlovic. Lo igualó con la paciencia que se necesita para sobrellevar el juego de un rival que no da chances de jugar. Un bombardero que solo estuvo inspirado en el tie break del segundo set donde combinó tres a cuatro tiros de otro partido, pero que le bastaron para ganar la manga.
No obstante, el tandilense no se apuró y esperó por el cansancio del croata para que merme su potencia y la efectividad de su saque. Y el momento llegó primero en la parte final del tercer set y después casi a lo largo de la cuarta y última manga donde se vio “algo” de tenis.
A todo ello, “Delpo” le sumó regularidad y estrategia de juego manteniendo su saque y manejando bien los pocos momentos de certera devolución a los más de 200 kms/hora del servicio del gigante.
Lo ganó el tandilense porque tuvo más altura de juego, estrategia y concentración en los momentos claves. Como todo lo de él, en este año inesperado e increíble post operación, puso todo y un poco más en aras de la gesta de poder alguna vez, esta vez, levantar la ensaladera. No obstante, terminó algo agotado y por estas horas es una incógnita su necesaria participación para tener chances en el dobles sabatino. Sino, se tirará “toda la carne al asador” para los dos singles del domingo.

MALDITO QUIEBRE
En el primer partido nos quedó la sensación de que “por un set”, ese quinto y último set perdido por Delbonis, dejamos escapar la primera Ensaladera para la historia mundial del deporte blanco nacional.
El quiebre del primer game del quinto set fue decisivo en la definición del excitante choque entre Marin Cilic y Federico Delbonis. Un quiebre letal para el argentino que venía de humillar al héroe local por 6/3 – 6/1 en la tercera y cuarta manga luego de caer en las dos primeras.
Por desgracia, la lógica del envión anímico no se dio en esta oportunidad. En parte porque “Delbo” se relajó y en parte porque a Cilic lo devolvió al partido el orgullo y las catorce mil almas croatas que ahora si jugaban su partido desde las gradas.
El azuleño intentó volver pero repitió los errores de desconcentración de los dos primeros sets y con ello le devolvió la confianza perdida a su rival. No obstante, “Delbo” cumplió con creces, no solo por desgastar al as de espadas local sino porque tiró el mensaje de que no se vino de turismo sino a llevarse la bendita ensaladera como sea.
AL RITMO DE UNA MELODÍA PARCIAL
La preciosa música que amenizaba “de cortito” cada cambio de lado y de manera “más extensa” entre set y set tuvo una particularidad que tardamos de captarla.
En el lapso de cuatro a cinco temas diferentes, se repetía uno muy especial preparado para Marín Cilic. Una preciosa melodía pero cuya letra “alentaba” increíblemente al croata.
En un diálogo personal con el exótico cantor se lo sugerí con un “you sing is very well but,¿ why “this” song ? –- Tu canción es muy buena pero, ¿ Porque “ésta” canción ? –; a lo que el pintoresco personaje me respondió ,”friend, is just a game” – Amigo, es simplemente un juego.